top of page

El tratamiento psiquiátrico y su papel en el estigma hacia la psiquiatría. PARTE 2.

En esta Parte 2 del blog, compartiremos otras aproximaciones terapéuticas que se dieron a inicios del Siglo XX para personas con síntomas psiquiátricos. Los tratamientos quirúrgicos se instalaron como alternativas para modificar la conducta en personas con enfermedades mentales. Cómo es de esperarse, estos tratamientos, ahora obsoletos, dieron al paciente, al médico psiquiatra y a los hospitales psiquiátricos muy mala fama.



En 1933, Egas Moniz, neurólogo portugués, abogó por la manipulación cerebral después de observar que personas con condiciones neurológicas cómo infartos, derrames y tumores cerebrales presentaban síntomas psiquiátricos y mejoraban cuando se trataban quirúrgicamente. Propuso que si se lesionaba la parte apropiada del cerebro probablemente se mejoraría la conducta y las emociones alteradas en las personas con padecimientos psiquiátricos.


Para 1935 después de encontrar síntomas de apatía en personas con lesiones en el lóbulo frontal descritos en una conferencia en Yale, Egas Moniz, acudió con el neurocirujano Almeida Lima, para iniciar un tratamiento nuevo llamado leucotomía frontal transcraneal. En este procedimiento se lesionaría bajo anestesia general el cerebro -el lóbulo frontal- de pacientes con síntomas emocionales graves. Esta psicocirugía consistía en hacer dos orificios al frente del cráneo -justo arriba de los ojos – y por esta vía insertar un leucotomo, una jeringa de su invención que pasaba un alambre y rotándolo cortaban 6 esferas de cada lóbulo frontal.


Un años después, después de presentar los resultados del procedimiento en 20 pacientes, el director del hospital donde trabajaba Egas lo denunció, declarando observar a los pacientes leucotomizados “disminuidos” con cambios importantes en la personalidad. Lamentablemente estos cambios eran hacia la docilidad, la apatía y hacia la obediencia por lo que el procedimiento se popularizó y se extendió a hospitales europeos y estadounidenses para todo paciente psiquiátrico, como una panacea para curar a cualquier persona con agitación.


“If the only tool you own is a hammer, the whole world looks like a nail.”- The untold story of Psychiatry. Lieberman.

Para 1946 una nueva psicocirugía propuesta por Freeman, neurólogo estadounidense, quien admiraba a Egas Monriz y creía que disminuir las emociones hiperactivas sería la cura para las enfermedades mentales. Propuso un procedimiento económico, sin cirujano, quirófano ni anestesiólogo, utilizando un picahielos describió la lobotomía transorbital en Sellie Ellen Ionesco, una mujer de 27 años, obteniendo los mismos resultados de Egas Moniz, docilidad y obediencia por lesión del lóbulo frontal. Se cree que Freeman realizó al menos 2,500 procedimientos en 23 estados en EUA, hasta 1972 cuando murió. En 1949 Egas Moniz recibió el Premio Nobel por descubrir el valor terapéutico de le leucotomía en ciertas psicosis.


Afortunadamente ni la leucotomía ni la lobotomía son procedimientos que se realicen en la actualidad. Con el avance en las neurociencias ahora entendemos que el resultado observado por estas cirugías era causado por daño al lóbulo frontal, era sólo una vía rápida para mantener a la persona sin motivación, no una cura para alguna enfermedad. El lóbulo frontal es la parte del cerebro humano más estudiada, donde se procesa la toma de decisiones, el juicio, la atención, la planificación, el control de impulsos y la conducta social; también es responsable de la parte motora del lenguaje y del movimiento del cuerpo, pero sobre todo se considera fundamental para la metacognición, es decir para el pensamiento abstracto: pensar cómo pensamos y la imaginación.


“Nothing in life is to be feared, it is only to be understood. Now is the time to understand more, so that we may fear less.”― Marie Curie

El propósito de conocer la historia es encontrar los errores, aprender y dejarla atrás. Saber qué procedimientos y en qué años se realizaron intentando buscar curas de forma inadecuada también da una idea de cuándo inició la carga de estigma en contra de la psiquiatría -con razón- y ahora en el Siglo XXI sabernos en otro momento. El conocimiento y los avances actuales del cerebro y las neurociencias ha causado desarrollo de medicamentos, terapias y tratamientos de forma importante en las últimas 7 a 8 décadas. El día de hoy el tratamiento psiquiátrico no es dirigido a resultados rápidos, pero sí a resultados duraderos, en base a un diagnóstico clínico preciso contando con tratamientos probados científicamente para mejorar los síntomas sin causar daño a la persona.


En la parte 3 de este blog hablaremos de la terapia que se continúa utilizando desde 1937 y dando estigma al tratamiento psiquiátrico en películas, libros y teatro… la terapia electroconvulsiva.


¡Gracias por leer y sí te gustó comparte, saludos! Cecilia

Comentários


Posts Destacados
Posts Recientes
Búsqueda por Tags
Síguenos
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic
bottom of page